Cuando hablamos de un CRM, lo hacemos de una herramienta que debe ayudarnos a optimizar nuestra productividad a nivel comercial. El hecho de poder gestionar nuestra relación con los clientes de manera ordenada y sistemática debe facilitarnos el centrarnos en lo que realmente importa: ofrecer mejores servicios y vender mejor, focalizando nuestros esfuerzos.

¿Por qué debe ser escalable mi CRM?

Dicho esto, cuando elegimos un CRM, debemos tener en cuenta diversos factores, entre ellos, la posibilidad de utilizar todo ese flujo de información almacenada a nivel comercial en otras áreas de la empresa, así como la posibilidad de integrar en una única herramienta todos los procesos de la organización.

Si por ejemplo nos dedicamos a producir accesorios sería muy útil conocer a través de qué productos concretos nos han conocido, información que obtienen nuestros comerciales e introducen en el CRM. Será interesante realizar informes sobre esta cuestión y trasladarlos tanto a administración, como al área de finanzas y al área de producción.

Si la información está contenida en un único software, podrá fluir de manera sencilla por todas las áreas de la empresa. Por ello, en función de nuestra actividad, puede ser muy interesante que nuestro CRM pueda ampliarse para construir un ERP que cubra todas las áreas de la empresa.

Esta necesidad puede que no se presente en un inicio, pero sí es importante tener en cuenta a la hora de implantar un software, las posibilidades que tiene para crecer a medida que crece nuestra empresa.

¿Qué puedo buscar a la hora de escalar mi CRM?

Cada empres es un mundo, y dependiendo de sus necesidades buscará una u otra funcionalidad pero, a modo de resumen, estas son algunas de las funcionalidades más usuales:

  • Herramientas de marketing: campañas, mailing…
  • Presupuestación
  • Albaranes
  • Facturación
  • Imputación de horas, costes y materiales.
  • Gestión de proveedores
  • Órdenes de compra (pedidos)
  • Gestión de proyectos
  • Gestión de recursos
  • Emisión de documentación automatizada y personalizada
  • Control de stock
  • Logística
  • Gestión de casos  incidencias
  • Contabilidad analítica
  • Contabilidad financiera
  • Generación de informes
  • Cálculo del ROI
  • Etc.

¿Qué puedo hacer para escalar mi CRM?

Tenemos dos opciones a la hora de hacer crecer nuestro CRM:

  • Utilizar aplicaciones integradas con el CRM que puedan utilizar la información que éste almacena.
  • Desarrollar un ERP completo desde la base del CRM. Para ello deberíamos elegir un CRM que cuente con una plataforma de desarrollo, como puede ser el caso de Zoho CRM o Salesforce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies